fbpx

COACHING EDUCATIVO Y LOS REGALOS DE NAVIDAD

¿Estás ya pensando en los regalos de Navidad para tus hijos? Escuchas, mamá por los Reyes voy a pedir muchos regalos, ¿te da la sensación de que tus hijos realmente no saben lo que quieren?

Y  se repite cada año. En estas fechas, tus hijos están mostrando la impaciencia por una larga lista de deseos en forma de regalos. Sin embargo, tú eres una figura muy influyente para tu hijo. Por ello, a través de tu tiempo y tu compañía puedes orientar a tu hijo para descubrir juntos qué regalos verdaderamente les hará disfrutar y sacar lo mejor de sí mismo.

Cómo educar sus deseos

Jose Antonio Marina- “se pueden educar los deseos”.

Puedes elegir algún regalo que constituya un talento en tu hijo. Algo en lo que destaque, para que siga practicando, y entrenando aquello que se le da bien de forma natural.

Además, también puedes seleccionar una sorpresa que, realmente, produzca una ilusión sincera en tu hijo, que trascienda al capricho inmediato del momento.

Puedes brindarle nuevas ideas y posibilidades útiles y prácticas, como ropa de abrigo para el invierno, o algo que use a diario o también, libros para reforzar el hábito educativo de la lectura. Con libros que fomenten el desarrollo de su inteligencia emocional y el gran valor de conocerse (te recomiendo los cuentos escritos por Jaume Soler).

Acompaña a tu hijo en la experiencia de disfrutar de distintos catálogos, de ofertas educativas variadas, con una amplia variedad de juguetes y distracciones. Puedes seleccionar juguetes que transmitan valores positivos. Por medio del entretenimiento y la diversión del juego, los niños también entrenan nuevas habilidades y conocen sus propias capacidades.

Fomenta en familia, que varias personas se unan para comprar aquello que habéis elegido y que fortalece el crecimiento consciente de tu hijo. A menudo, nuestros hijos reciben regalos y regalos, que abren sin pararse a pensar si lo desean o no. Y de esta manera, estamos descuidando sus ilusiones (porque todo vale), sus deseos (porque queremos llegar a todo), sus valores (crecen creyendo que la Navidad es acumular regalos de unos y de otros).

Sumérgete en un proceso que te permita acompañar a tu hijo en la elección de los regalos. Habla con él para conocerle mejor. Tenemos una gran responsabilidad en nuestras manos, “acompañar a nuestros hijos en su viaje de maduración”. Y la Navidad no debe ser la excusa para dejarnos llevar por la gran idea egóica y social, de que la felicidad viene de fuera (regalos, viajes, experiencias).

Conectamos de nuevo con la magia de los regalos, en que un día Los Reyes Magos llevaron “a un niño” a un pesebre, para resaltar los dones y talentos con los que había venido al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *