fbpx

4 PASOS PREVIOS A LA CONCILIACIÓN

 

El jueves pasado, asistí a ewoman, una cita “obligada” si eres MUJER (emprendedora, empresaria, ama de casa, estudiante, funcionaria, hija, abuela, etc.) y también para los HOMBRES que acompañan a una mujer a lo largo de su vida (como compañero, jefe, amigo, marido, pareja, hermano, hijo, etc)

El tema transversal de la jornada fue la Conciliación y quiero compartir mi mirada.

Estoy segura que conciliar tu vida personal y laboral es algo que te inquieta, que deseas y que te propones.

Te explico brevemente porque en los últimos años es un tema que  ocupa tanto a la sociedad actual.

Desde hace 35 millones de año el Ser Humano está “en pie”, los primeros “Homos”. En aquella etapa, la mujer Homos se quedaba en la cueva, cuidando y alimentando a la familia, mientras el hombre Homos, salía de caza “a buscar el alimento”. Ser Madre, Ser Padre, está en nuestro cerebro reptiliano, y su función principal : la supervivencia.

Con la evolución de la especie, y en la “relación con la vida”, el Homos aprende que a veces la vida duele (tristeza), existen amenazas (miedo), que necesita protegerse (rabia), etc… y madura poco apoco el segundo  cerebro: el límbico, cuya función principal es regular las emociones y “gobernar nuestra comportamiento”.

Y gracias a que estos dos cerebros que desarrollan su función en este orden, el riesgo sanguíneo llega al pre-frontal y con el paso de los millones de años el Homos va madurando el tercer cerebro: el neocortex. Este cerebro vive supeditado a los dos anteriores, solo cuando nuestras necesidades básicas están satisfechas, podemos desplegar nuestras capacidades creativas ( y desarrollarnos profesionalmente es una de ellas).

Y para que os cuento todo esto?

Hablar de conciliación hoy día, no es sólo hablar en femenino.

La mujer a lo largo de su evolución en estos millones de años, escucha su cerebro reptiliano y esa “necesidad de Ser Madre”. Además, es capaz de sentir como la vida va pasando por ella (límbico) y en el desarrollo del neocortex quiere desarrollarse, crecer y quiero hacerlo también fuera de “la cueva” y salir al exterior y “buscar alimento”.

De modo que “copiamos” patrones masculinos de vida.

Y el hombre, en su evolución de la especie junto a una mujer y en familia, también empieza a tener nuevos deseos: contribuir al desarrollo y crecimiento de la familia, desde dentro, ya no le vale solo “ir de caza”.

De modo que también comienza a copiar patrones femeninos. Esto sigue hoy día pendiente para muchos, porque los “estereotipos” están muy presentes en sus vidas.

Y cuando escucho hoy, en pleno siglo XXI,  que hay que “ser luchadora”, algo se “remueve” en mí. Yo hablo de sentir tu pálpito de Ser Mujer y “vivir la aventura de la vida” como dice Susanna Tamaro “Dónde el corazón te lleve”.

Para mi conciliar tiene 4 pasos previos, que tienen que ver contigo mismo/a.

  1. Re-concíliate con tu cerebro reptiliano: Te has dado permiso para escuchar qué te dice, qué quiere? Quieres continuar haciendo lo que la naturaleza lleva haciendo 35 millones de años?

 

Puede la mujer del Siglo XXI ser madre y cuidar a su familia ? Y además, o en vez de: puede cuidar de sus equipos de trabajo? Y mimar su proyecto de vida? Y abrazar y sostener sus sueños?. Podemos sumar miradas? Nos permitimos transformar miradas?, podemos adaptar esa maternidad a épocas de cambio?  (Mª Rosa Márquez, Directora de Instituciones de Caixabank).

Y puede un hombre encontrar esa función de supervivencia , de proteger a la familia no solo buscando “la presa de caza perfecta”? Puede además del desarrollo profesional, escuchar su lado más sensible y vulnerable, y disfrutar de las “rutinas amorosas” en el hogar?, puede escuchar sus límites y permitir el cambio de rumbo? o es que los estereotipos no te lo permiten. Te has parado a preguntarte que quieres realmente en tu vida?

 

  1. Re-concíliate con los estereotipos: Ser Padre, Ser Madre, Ser profesional hoy día, sólo tiene que ver contigo. Quién eres , se construye con una mirada íntima a ti mismo/a. Escuchando verdaderamente a tus límites (límbico), tus prioridades (neocortex), para que TU “vivir” se construya con excelencia, escuchando tu propia voz en la evolución de la especie, y bajar el volumen de las voces de los demás.

 

  1. Re-concíliate con tus sueños: Merece la pena vivir la vida, para explorar todo lo que nos trae. Recoger todas nuestras influencias (Amaia Navas-Country Manager IMS Europe), amarlas, aceptarlas e integrarlas (supervivencia y emociones al poder), y construir tu vida con excelencia y con coherencia. De modo que hagas lo que hagas, es éxito para ti.

 

  1. Re-concíliate con tu Poder: con la fuerza de la supervivencia que te lleva acompañando 35 millones de años, con tu energía, con tu pálpito, con lo que te hace único/a, con lo que te construye a ti, tal y como eres. Y abandona el Rol de victima ( Marie Thepaut- Digital Transformation Consultan) donde el origen de tus desgracias está fuera: en el jefe, la falta de leyes, no tengo ayuda, etc… Y comienza dando algunos pasos: el primero PARAR Y RESPIRAR y elegir en libertad. Después puedes, poner tus límites, tener conversaciones influyentes, hacer peticiones claras y concretas, entre otras muchas mas.

CONCILIAR TAMBIÉN TIENE QUE VER CONTIGO.

En el evento comprobamos de nuevo,  como la Receta del Éxito (Roleplay de Different cocahes) es una receta propia, única para cada persona. Es cocinada :

  • con los aprendizajes que la vida te trae (resilencia)-(Ana Porras- Directora de SOY MUJER )
  • Combinando los ingredientes a tu elección (responsabilidad)
  • A fuego lento (amando cada cosa que llega a tu vida)

Para DECIDIR cómo quieres mostrarte al mundo.

Cada día acompaño a profesionales, a madres, a padres, a identificar qué personaje están viviendo, y que otro personaje vive en ellos. Acompaño a transformar las relaciones vividas desde la exigencia (neocortex) en la excelencia (integrando los otros dos cerebros).

Ser Mujer y Ser hombre, no es simplemente un traspaso de roles y papeles.

Es escuchar tu biología, tu historia, tus vulnerabilidades, tus logros, y ELEGIR que mirada quieres poner a “tu plato típico, tu propia vida”.

Comments are closed.